Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Our school

ENTREVISTA

ANTONIO CALLEJO

En amplia entrevista, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJ), Fidel Villanueva Rivero, exhorta a sus colegas abogados en todas las áreas a prepararse para participar exitosamente del nuevo sistema

de oralidad en los procesos, “porque su éxito depende de todos”; y a un año de haber asumido el encargo, en lista logros y retos para lo que viene

CANCÚN, QUINTANA ROO (VÓRTICE).Con el sistema de juicios orales en materia penal afinados en un primer ejercicio experimental, Quintana Roo se reporta listo para a iniciar en octubre con una nueva etapa de modernidad en la impartición de justicia en el país, y por convicción de sus tres poderes de Gobierno, dio también el salto cualitativo en materia familiar, a pesar de que no es una exigencia constitucional. En este sentido, Fidel Villanueva Rivero, llama a los abogados a prepararse para estar a la altura de esta nueva circunstancia. Por su parte, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJ) desgrana el proceso de crecimiento que registra el Poder Judicial, y que se refleja principalmente en el crecimiento de infraestructura, en la ampliación del número de juzgados penales tanto en Chetumal como en Cancún, así como en la construcción y equipamiento de un Centro de Convivencia en esta segunda ciudad. Todo esto, reiterando el ofrecimiento que hiciera en el marco de su Primer Informe de actividades: “Con transparencia y un Poder Judicial más cercano a la gente”.

Sobre este nuevo sistema de impartición de justicia, el entrevistad explica cuál ha sido el proce-

dimiento para cumplir con el mandato constitucional en este sentido, pues el cambio se viene registrando en etapas, con una primera fase experimental, pero que implica el funcionamiento a cabalidad de los procesos en materia penal en un juzgado en Chetumal. Hay que señalar que antes de 2016, todos los juicios en materia penal deberán ser precisamente mediante el recurso de oralidad, para dejar atrás el llamado sistema “procesal” o “inquisitorio”, como es llamado ya en su ocaso y declarada obsolescencia.

Explica Villanueva Rivero: “Lo primero que hicimos fue convocar a los jueces para hacer una revisión del Código de Procedimientos Penales, a fin de que nos dieran su punto de vista y luego se armó el órgano implementador que encabezó el gobernador del estado, Roberto Borge Angulo, donde todos aportamos. Nosotros (en el TSJ) a un juez, la Procuraduría de Justicia porinstrucciones del gobernador aportó a una persona del Ministerio Público; Seguridad Pública a otra persona y así armamos el Órgano Implementador. Y para noviembre pasado le dimos el cauce y en febrero, en tres meses, logramos pasar al cuadrante tres al abrir un juzgado que ya funciona plenamente en Chetumal.

“Me da mucho gusto, porque fue un trabajo en conjunto. Igual en el Congreso del Estado, donde los compañeros legisladores, los abogados, los jueces, estuvimos trabajando para que fuera aprobada la reforma, en este caso en nuevo Código de Procedimientos Penales, y pudimos ponerle fecha al inicio de esta nueva etapa”.

 

ORALIDAD EN MATERIA FAMILIA, POR CONVICCIÓN DEL ESTADO

En este sentido, Villanueva Rivera añade que se tomó la decisión de añadir a la materia familiar al sistema de oralidad, con todo y que no es un requerimiento constitucional, como lo es en el ámbito de lo penal.

Dice: “Con ello quiero comentar que el 15 de octubre del próximo año ya tenemos fecha para empezar con los juicios orales en materia penal. Pero hay algo más importante, cuando asumo en encargo el 8 de agosto del año pasado, ya había una reforma en material familiar, a mí me toca darle un cambio, una nueva dinámica y tuve la fortuna de contar con personas muy capaces para el proyecto de justicia familia, que es único a nivel nacional”.

“Son los juicios orales familiares, pero manejamos un juez de instrucción, uno de oralidad y un administrador. Entonces esta dinámica si es exclusiva de Quintana Roo. Otros estados tienen un juez de oralidad que lleva todo el proceso de principio a fin, y es un proyecto que queremos encaminar en todas las áreas. También queremos implemen-

tarlo el día de mañana en materia civil”.

“Esto es porque la materia penal es por ley, por Constitución. En cambio la materia familiar es por convicción. Estamos convencidos de que esto va a ayudar muchísimo a agilizar los procesos. Precisamente comentaba hace un momento que me reuní con las compañeras jueces para platicarlo, del proyecto que viene para el próximo año y que es de unos 22 millones de pesos. Vamos a construir en Chetumal las salas del juicio oral, de acuerdo a esta nueva forma de impartir justicia, que es muy rápida, muy ágil”.

La rapidez con la que se lleva un proceso con el sistema oral ya es evidente de acuerdo con el ejercicio que se realiza en Chetumal, con un primer juzgado experimental. Al respecto, explica el entrevistado: “Me comentaban el día de ayer que llevan alrededor de 850 (procesos resueltos), mientras un juzgado tradicional llevaba 350 casos sólo para este año. Entonces, imagínense la demanda que ha tenido esta nueva forma de impartir justicia y sobre todo la celeridad con la que resuelve...”.

“Es muy difícil en un juicio dejar contentos a todos en un juicio. Pero lo que vamos a garantizar es transparencia, porque se verá al juez, lo que razona. Pueden estar en desacuerdo, pero cuando menos lo vas a poder ver. No habrá dudas, escucharás lo que dice el juez y eso nos da tranquilidad y es lo novedoso. La gente visualice, escuche lo que se determina”.

“Sobre todo que buscamos aquí la transparencia, porque la gente que acude puede ver qué es lo que dice el juez, cómo está dictando su resolución, y eso da mucha transparencia, mucha tranquilidad. Ya no es el papel frío del juez, o lo que está escrito”.

 

ABOGADOS, PREPARACIÓN OBLIGATORIA: “SUS CLIENTES SE LOS VAN A EXIGIR”

Villanueva Rivero destaca que, principalmente, el logro que obtiene la ciudadanía con la oralidad de los juicios, es “la transparencia”. Pues asegura que al estar todo el proceso a la vista, además de los argumentos de cada parte y del propio juzgador, “a nadie le va a quedar duda del porqué se toman las resoluciones... van a escuchar los argumentos para sustentar la sentencia allí mismo”.

Y para garantizar esa eficacia, enfatiza la obligación que tienen los abogados de estar plenamente capacitados.

Señala: “El éxito de esta nueva forma de impartir justicia, no solamente se trata de la Procuraduría o de Seguridad Pública o el Poder Judicial. El éxito o el fracaso depende de quienes vamos a ser el día de mañana abogados litigantes, porque la preparación es muy importante para todos. Es muy diferente la forma en como atiendes a un proceso cuando sea oral. Los abogados de ahora se tienen que preparar porque si no sus propios clientes se lo van a recriminar. Todos en todas las áreas deben estar preparados”.

Y sobre ese reto de la capacitación, deja en claro el papel rector del TSJ y las acciones que realiza para observar que se cumpla con esos requerimientos. “Debo hacer un reconocimiento, a todos los abogados miembros de la Barra de Abogados y el Colegio de Abogados. Ya platicamos con ellos y vamos a preparar un diplomado dirigido a ellos, para que puedan capacitarse. Y estamos trabajando en la posibilidad de que el siguiente año tengamos una especie de certificación para esta área. Estamos trabajando y esperamos que se concrete para enero o febrero del próximo año”.

 

ACERCANDO EL PODER JUDICIAL A LA GENTE

A partir de que asumió el encargo, Villanueva Rivero marcó un nuevo estilo en el Poder Judicial. Según explica, el esfuerzo se dio principalmente en crear herramientas para que la ciudadanía tuviera un acceso más pleno a los servicios relacionados con la impartición de la justicia, y desde luego al proceso mismo de su ejercicio. “Un slogan que he manejado es hacer un Poder Judicial más cercano a la gente. He estado fuera de los juzgados y tenemos el Intranet, esto es que vía internet llegan los acuerdos, las resoluciones... tenemos gente y lo vamos a probar en el Consejo de la Judicatura”.

 

POR LA REPARACIÓN DEL DAÑO PARA LAS VÍCTIMAS

En otro de los cambios generados en esta reforma judicial en marcha, el entrevistado hace hincapié en el nuevo papel que se le da a la víctima en los procesos. “Antes la víctima estaba olvidada, hasta la década de los dos mil. Pero en esta nueva reforma, se habla de la víctima y de los medios alternos, que buscan la reparación del daño. Incluso para los criterios de oportunidad y ese es el gran cambio en este sistema. Varía un poco el sistema de atención a menores, pero ya tenemos todos los principios. Tenemos los espacios en Cancún y nos estamos preparando en Chetumal. Este apartado también entra en nuestro presupuesto de este año. Estamos en la discusión, porque antes había una ley diferente.

Pero queremos una ley aparte de la acusatoria para redondear la atención en casos de menores infractores”.

 

JUSTICIA ALTERNATIVA, O JUSTICIA A DOMICILIO

Entre las novedades que se han implementado con esta nueva política de llevar más cerca de la gente al TSJ, Villanueva Romero hace notar la estrategia denominada “Justicia Alternativa”.

Y explica: “En Justicia Alternativa, que es un proyecto nuevo, vamos a poner camionetas, oficinas móviles, en comunidades, en colonias, para tener ese acercamiento con la gente para resolver sus problemas a través de convenios. En el Poder Judicial la gente está participando y quieren trabajar por la gente, trabajan por las tardes en Chetumal y van hasta las ocho o nueve de la noche en dos turnos. Más que un logro de un servidor es en la zona sur, en Chetumal. Hoy en Justicia Alternativa tendremos módulos para la gente, que acuda a conciliar. Y evitar que muchos problemas lleguen a juicio conciliando, buscando precisamente la reparación del daño”.

 

LA MATERIA FAMILIAR, CON PROTECCIÓN DE LOS MENORES

“Hace un mes platicamos y dimos luz verde para que se hiciera el proyecto, es decir, la infraestructura, para los juicios orales en el tema familiar, precisamente para que cuando entre en vigor esta nueva modalidad contemos con los espacios. Son totalmente diferentes, y lo van a ver en unos siete meses cuando terminemos el nuevo edificio. Por convicción, también podremos empezar en materia civil. Del resultado que tengamos en materia familiar, vamos a pasar al ámbito civil. En el primer ejercicio, nada más algunas cuestiones como los desahucios, porque debe ser un cambio paulatino. Estamos analizando esto en la Escuela Judicial”.

“Entonces vamos bien, caminando en esa materia y me da gusto porque antes un proceso duraba años y ahora unos meses. Y si hablamos del juicio y la sentencia, con desahogo de pruebas, es mucho menor el tiempo incluso hasta tres o cuatro días. Es muy rápido y es un proyecto de Quintana Roo. Somos el único estado que una vez que lo apruebe el Congreso, seremos los únicos que lo tendremos. Porque aunque otros estados tienen oralidad, lo lleva el mismo juez, como en lo mercantil. Y allí sucede que el juez se satura y se empiezan a retrasar los procesos por esa saturación de trabajo. Aquí no, varios jueces pueden llegar a tomar la determinación, tres o hasta cinco. Una parte escrita y otra oral”.

 

CENTRO DE CONVIVENCIA

“El Centro de Convivencia es un espacio donde los jueces, al decretarse el divorcio y decidirse dónde se van a quedar los niños, puede mandarlos allí para que los papás vean a los niños de forma supervisada. Se hace como una medida de protección. Tanto el director del Centro de Convivencia, como los jueces en materia de justicia alternativa, estamos trabajando en un nuevo reglamento, que ya está casi funcionando. Antiguamente los jueces decretaban que los niños se fueran a determinado lugar el fin de semana, digamos en Chetumal, para que la mamá dejara al menor allí y el papá llegaba y lo veía. Pero la verdad es que el juez no tenía todos los elementos para tomar una decisión, con base en estudios socioeconómicos y otros, entonces le dimos la vuelta y ahora el juez le pide al Centro de Convivencia y a un psicólogo y una trabajadora social que atienden al menor, y luego una persona encargada de psicopedagogía recomienda los juegos para que el niño entienda qué es lo que está pasando. Con todos esos elementos se le mandan al juez y con base en eso se decreta la custodia. Cuando la envía al centro de convivencia, ya se determina con más certeza y peritos especialistas qué es lo que más conviene al menor”.

“En Chetumal tenemos a un maestro que se encarga con el papá de darle ciertas tareas para que conviva con su hijo. Acabamos de crear una Jefatura de Peritos que va a ayudar a este tipo de situaciones. Es importante aquí en Cancún, donde esperamos abrir el nuevo edificio antes de fin de año. Y con este nuevo mecanismo habría que hacerle adecuaciones para que sea más adecuado, como una casa donde los niños jueguen y se diviertan”.

 

ESCUELA JUDICIAL Y CERTIFICACIONES EN PUERTA

“El 12 de julio, lo comentaba en el informe, fue el marco ideal para que nosotros pudiéramos inaugurar nuestra Escuela Judicial. Antes estaba integrada por una sola secretaria y un secretario de Acuerdos del Pleno. Ahora ya tenemos un director, a alguien en el área de justicia alternativa. En este primer ejercicio empezamos al interior con todos los cursos para secretarios, actuarios, abogados. El Consejo aprobó que para ingresar al Poder Judicial, forzosamente debes de tomar un curso, por ejemplo el secretario auxiliar, con teoría y práctica. Luego también, porque está en la ley, el curso para ser actuario y de allí respetar la carrera judicial”.

“Estamos a largo plazo con la certificación. Ahora manejamos una constancia que da el director, pero vamos a caminar para allá. Estamos trabajando con universidades que tengan todos los permisos y hay una Maestría en materia penal y una de procesal civil, el doctorado en Penal, y eso lo estamos trabajando con universidades para preparar a nuestra gente. Una vez que tengamos preparada a nuestra gente podamos impartir esos cursos”.

“La Escuela Judicial costó unos 5,5 millones de pesos, el Instituto de Defensoría, donde tenemos un edificio más adecuado y esperamos crecer este año, hasta con 22 millones de pesos en Justicia Oral Familiar. Estamos trabajando en la Escuela Judicial de Chetumal con un costo de 14 millones de pesos, y en Cancún otros 12 millones de pesos. Aparte tenemos 42 millones de pesos para todos los Juzgados Orales. Si hablamos de todo el presupuesto, que aumentamos este año, incluso en magistrados y el Consejo de la Judicatura con 297 millones de pesos. Este año se dio para obra 20 millones para consolidar todo este proyecto, para crear más juzgados porque de todos modos los necesitamos”.    

0
0
0
s2smodern